Según los historiadores de Julio Cesar, este presentó su primera crisis convulsiva a la edad de 51 años, justo antes de la batalla de Tapso. Se desconoce el motivo de las crisis convulsivas de Julio Cesar, algunos especulan que fuera consecuencia de un tumor, un infarto cerebral, una infección bacteriana o por un parasito como la neurocisticercosis, y algunos historiadores creen que Julio Cesar aprovecho el carácter de enfermedad divina que había adquirido la epilepsia después de que la presento Alejando Magno, para que pareciera una señal de que era el elegido por los dioses para ser su dictador.

Cayo