Mi primer día

Mi historia es corta, creo yo.

El día de mi primera convulsión, tenía 11 años e iba en sexto de primaria, ese día estaba muy emocionada ya que el colegio nos llevaría a visitar un asilo de ancianos y tenía muchas ganas de convivir y conocer todas las historias y años de sabiduría que se refugiaban en aquel lugar, también iba muy contenta pues nos dejaron llevar los tenis que nosotros quisiéramos (el colegio nos exigía usar sólo tenis color negro) yo escogí unos tenis rojos que mi hermana me regaló (heredó) y me encantaban.

Mi salón de clases quedaba en el tercer piso, mi asiento era en la primera fila en la última butaca.

El maestro nos dio indicaciones de como sería nuestra visita al asilo, nos dijo que preparáramos nuestras cosas pues ya nos íbamos, lo recuerdo perfectamente como si me acabara de suceder, me paré de mi butaca para alistar mis cosas y me di cuenta que mi agujeta estaba desabrochada, me agaché para atarla y antes de terminar de hacerlo empecé a ver una pequeña estrella de colores que me  brincaba por todos los lados que volteaba a ver, ya hacía tiempo atrás que varias veces la llegué a ver y en mi ignorancia de no saber que era esa estrella de colores, me ponía las manos en lo ojos y me apretaba fuerte hasta que desaparecía, eso creía yo, que desaparecería pero no sabiendo que me estaba avisando algo.

Me paré como pude y me senté en mi butaca, me puse las manos en los ojos y comencé a apretarme, pensado en que en cualquier momento se iría y me dejaría continuar con mi vida. Error. Ya no se fue. Comencé a convulsionar. Perdí el control de mi propio cuerpo. Abrí los ojos, lo primero que pude ver con la vista nublada, mareada e intentando pensar en que era lo que estaba pasando, vi a mi maestro Mariano, gritando mi nombre: “SARAI, SARAI, SARAI”.

Me cacheteó dos veces y yo no sentí nada, estaba acostada en el suelo junto a unos estantes de libros, lo veía todo borroso y con mucho movimiento, por fin pude captar lo que me preguntaba, que si conocía a esa persona, volteé a mi izquierda y de igual manera borrosa vi una figura entrando por la puerta del salón, mi maestro me seguía preguntando qué quién era ella, que le dijera su nombre y lo único que pude contestar fue: es… mi… tía, me sentía demasiado cansada para hablar, después ya no recuerdo, todo se borró.

Me cuentan que fue la ambulancia por mi y me llevaron a urgencias, ese mismo día me dieron de alta ya era noche, llegamos a mi casa mis papas y yo, estaba en la sala con la familia que me fue a visitar cuando de pronto, otra vez, otra vez esa estrella de colores, mi aura, mi aviso de que me prepare, mi más grande miedo.

Hoy tengo 24 años, no convulsiono tan seguido, pasan meses incluso han pasado un par de años sin que tenga una crisis, llevo una vida normal, a veces con miedo de que me pueda suceder en cualquier momento pero no me detiene, sigo adelante, disfrutando cada momento sea como sea, veo casos de personas o niños con epilepsia mucho más fuerte, trato de estar bien informada acerca de esta enfermedad aunque hablo muy poco de ello frente a otros, me da un poco de pena pero tengo que hacerlo es por mi bien y para que los demás estén prevenidos si me llegará a pasar frente a ellos.

Cada día sigo aprendiendo a vivir con mi epilepsia y a controlar mi aura, mi más grande miedo.

Autor: Sarai

 

Captura de pantalla 2018-03-18 a las 10.06.57 p.m.

Anuncios

6 comentarios

  1. Yo fuí diagnosticada a los 43@, después de no sé cuantas ausencias, avisos con auras que no sabía que era eso; creía erroneamente que eran desmayos lo fuera de lo normal era lo desorientada, cansada, muy dolorida sobre todo de mis extremidades y quijada, batallaba para articular palabras y ordenar mis respuestas… diagnóstico después de un electroencefálograma y resonansia magnética “epilepsia no convulsiba”. Informandome y leyendo mucho fuí comprendiendo y entendiendo lo que era lo antes y después de una convulsión, me ha costado trabajo y lagrimas aceptar pero aún sigo aprendiendo a lidear y vivir con epilepsia, sobre todo con las crisis depresivas posteriores a una convulsión y el pánico que me da que me suceda una ausencia en la calle y que no sepa la gente que es lo que me sucede porque es una variante rara de la epilepsia, sólo es como un desmayo y ya!… pero gracias a Dios identifico el aura y sé que no debo moverme de casa… y también he encontrado que no cualquier medicamento controla mis convulsiones pero sigo en tratamiento y en manos de un buen neurológo… gracias por leerme. Dios me los Bendiga, y de morado todos para concientizar e informar de este padecimiento

    Me gusta

  2. Quise creer que estaba loca… que no pasaba nada…

    La primera vez que convulsione tenía 11 años recuerdo que esa noche me acosté con mi abuelita, por que estaba enojada con mi abuelito, yo masticaba me pregunto q tenía en la boca le respondí que nada, no controle mis esfínteres se suponía que estaba dormida; después recuerdo ver luces eran las lamparas de la calle ya íbamos en el auto buscando un doctor el que sólo dijo q tal vez era hormonal, mi primer diagnóstico, al otro día me sentía tan cansada, me lastime la boca, solo qeria dormir… mi mamá me llevo al seguro y como no convulsionava tan seguido era cada 6 meses o años le decían que no tenía nada varias veces estuve hospitalizada pero ningún diagnóstico, ahora tengo 28 años mi situación se ha complicado he convulsionado seguido los últimos dos meses las convulsiones son tan fuertes que al moverme lloro del dolor, me lastime el hombro, me lastimó la boca y hablo raro, es como si me hubieran golpeado ahora noto como la depresión y la ansiedad me abrazan y pienso otra vez tu … epilepsia tu me atormentas te llevas mis recuerdos mi tranquilidad solo dejas dolor y la frustracion de olvidar y que las personas que conviven conmigo se molesten por eso, ahora que me he informado más y me he atendido entiendo tantas cosas que desde antes de los 11 años me afectaban como mis auras que son como dejavu acompañado de miedo y sensación de caer al vacío, otras siento que el que hizo la película de matrix sintió una de mis auras al escribir la película y durante años al recibir malos diagnósticos y comentarios familiares de que yo no tenía nada quise mentir me a mi misma ahora que mi memoria está tan mal por mi tipo de epilepsia del cual apenas estoy en espera de un mejor diagnóstico de la epileptolog@ sentí que por fin alguien entendió todos esos miedos con los que vivo a diario tratando de aceptar… mis crisis convulsivas y no convulsivas… recuperando mi fe mi armadura…

    Me gusta

    • Hola preciosa Ivonne que hermosa en compartir tu vivencia personal con la epilepsia … gracias yo soy mami de una niña que desde los 6 años convulsiona ya pasaron 13 años … y que amable de tu parte de compartir lo de el Aura que ven antes de la convulsión .. ella no ha sabido detectar eso y nosotros como padres .. nos sentimos inútiles al no poder ayudar más . Que Dios te bendiga y recuerda Tú eres más que un diagnóstico Eres una Guerrera de Amor!!💕

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s