La verdad no sé cómo expresarme. Necesito sacar esto que siento porque mi familia, toma esta situación de la epilepsia como algo muy extremo a parte de otras enfermedades que tengo.

Nací de siete meses y tardé para llorar, esto ocasionó que naciera de lento aprendizaje. Desde pequeña siento que mi familia me trata como una tonta porque no creen en mi capacidad para hacer aprender cosas. Por otra parte (debido a que nunca contaron con mucho dinero) no se preocuparon por averiguar si tenía epilepsia. No sé si me daban convulsiones, sólo me dicen que lloraba mucho. Cuando empiezo a recordar, creo que sufría crisis desde los cinco años, era muy feo porque mi mamá me despertaba con una cachetada diciéndome: “Martha, Martha” y yo tirada en el piso. Una vez me tocó en el baño y ella estaba sentada en la cocina enojada. ¿Qué culpa tenía yo? Tenía como 13 años.

Las crisis son feas porque abro mis ojos con mucho susto. Sólo dure 18 años sin convulsiones. La que ha sufrido más es mi madre porque ha buscado por donde quiera doctores para curarme. Entré al colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Acatlán de la UNAM, soy pasante de Historia. Una vez salí con mi novio y no sé porque me sentí mal, tenía como un zumbido en el oído, me sentí mareada y me desvanecí. Él me dijo que me puse dura y empecé a convulsionar, después le tuve que decir a mis padres y de ahí me llevaron al doctor. Cuando fui con la neuróloga mi madre le dijo que “había salido con mi chistecito”. No es mi culpa que yo convulsione. Cuando sacaron la resonancia magnética vieron que tenía un orificio en el centro del cerebro por lo que me dan fuertes dolores de cabeza.

La doctora me dijo que esas son razones de mis convulsiones. Ya tengo dos años que no me han dado las convulsiones sólo el año pasado tuve dos intentos de convulsiones. No me permiten salir mucho, por orden de la neuróloga. No me puedo estresar, no tomar café, chocolate, desvelar. Debo hacer actividad física, apenas me están apoyando con eso. El diagnóstico que daban los doctores cuando estaba pequeña era de espasmos, por eso ya no buscaron otra opción médica, pero yo me sentía mal… bueno ahora ya no tanto.

Martha Daye para AMENA A.C.

*Este es un espacio para que la gente se exprese. El contenido es propiedad del autor.

depresion