Cada vez soy más fuerte y más valiente.

Esta es mi historia….

Mi nombre es Metztli Reyes, ya casi cumplo 19 años y soy de Toluca, Estado de México.

Actualmente estoy estudiando la preparatoria y cuando acabe quiero lograr 2 metas:

1.- Estudiar Nutrición y Pedagogía

2.- Practicar la gimnasia rítmica

Mi primera crisis fue a los 12 años, me subí a una cuatrimoto con mi prima y empecé a convulsionarme, en ese momento nadie sabía que estaba teniendo crisis, por supuesto me caí, me había lastimado mis rodillas, me torcí el cuello, tuve que usar collarín y cabestrillo. Mis padres no estaban en ese momento solo estaba mi hermana, mis primas y mi tía, se asustaron mucho que llamaron rápidamente a una ambulancia, llegue al hospital y ya estaban mis padres, me hicieron estudios y dijeron que todo estaba bien, no pudieron decir el porqué de mi accidente. Me interrogaron los médicos y les dije que no me acordaba de nada, me preguntaron ¿Qué año era? y no sabía la respuesta, pero no les pareció a los médicos tan extraño que no supiera ni el año, tal vez pensaron que era normal que no supiera por el accidente. Horas después me dieron de alta y me puede ir a casa.

Pasaron 4 meses y estaba en la recamara de mi mama sola viendo la televisión, solo recuerdo eso. Después desperté en el suelo llorando, con dolor de cabeza, me levante, me senté y me puse a pensar que había pasado, finalmente no puede acordarme de nada, solo esperé a mi mama que llegara para contarle lo que me había pasado. Cuando llegó mi mama me notó asustada y le conté todo, claro que se asustó y se preocupó mucho y lo primero que me dijo “mañana vamos al doctor”.

Desde los tres años tengo problemas de salud y antes de que cumpliera los 18 años me atendía en el Instituto Nacional de Pediatría, ella pidió una consulta urgente en Neurología, me evaluaron, me hicieron el Electroencefalograma y le dijeron a mi mamá que sufría de Epilepsia Tónica Generalizada.

Me dieron medicamento y aun así me seguían dando crisis, cada 6 meses me daba una crisis y después cada 3 meses me daban , mis crisis eran muy fuertes, me mordía la lengua, en ocasiones vomitaba, el dolor de cabeza era insoportable, los ojos se me volteaban, me dolía el cuerpo, solo en algunas crisis me paso que no podía respirar , me sangraba mi lengua, cuando terminaba mi crisis me empezaba a doler todo, pero para sentirme mejor después de una crisis me tenía que dormir 5 horas o hasta más.

Después mis padres me llevaron a otro doctor y el me cambió el medicamento, mi cuerpo tardó en acostumbrarse a mi nuevo medicamento, pero gracias a dios mi última crisis fue en Diciembre del 2017 así que ya tengo 8 meses sin crisis.

Sigo en tratamiento, ahora me estoy atendiendo en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, Salvador Zubirán.

No puedo negar que en ocasiones tengo miedo de que tenga otra crisis, pero mis padres me recuerdan siempre que para eso tomo mis medicamentos para que ya no tenga crisis. Con el paso del tiempo he aprendido muchas cosas, que si se puede vencer todo, cada vez soy más fuerte y más valiente.

Quiero apoyar a aquellos con epilepsia y educar a la gente sobre la epilepsia y me encantaría formar parte de su asociación Amena , quiero que sepan todas las personas que viven con epilepsia que tienen a una amiga en la cual puedan confiar, platicar, les quiero brindar mi amistad, sería un honor conocerlos pronto.

¡¡Gracias!!

Para AMENA: Metztli Reyes

Captura de pantalla 2018-08-13 a las 8.09.16 a.m.

Anuncios

2 comentarios

  1. Sigue adelante, yo después de muchísimas crisis en las que gracias a “DIOS” nunca ha faltado mi mamá a mi lado se que es posible vencerla. “DIos” NO TE ABANDONA, lucha y vas a lograr eliminar para siempre. Tengo 50 años y se que podemos vencerlas. “DIOS” TE BENDIGA.

    Me gusta

  2. Dios Bendito… aferrate a Él, mi niño comenzó a convulsionar de la nada a los 4 años 6 meses, ha convulsionado 4 veces…. hoy 13 de Agosto 2018 cumple 6 meses sin convulsionar gcs a Dios, ya le quitaron un anticonvulsivo, ha estado en estudio y seguimos sin diagnóstico, perdió todas sus habilidades dejo de comer sólidos, perdió control de esfínter, dejó de hablar y me hablaron incluso de enfermedades neurodegenerativas, hoy ya habla, camina, dejó de usar pañal y le dieron permiso de regresar al Kinder, sólo ten fuerza….. ora mucho y ponte en sus manos, a todos los que hemos convivido con la epilepsia de cerca sólo nos queda amar más a nuestro ser querido y seguir apoyando y orando…. Dios los Bendiga….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s